Mass Effect: Diario de Combate (III)


Viernes, 22 de enero de 2010

En episodios anteriores…

Después de una fracasada reunión con el consejo, donde rechazaron todas mis acusaciones contra Saren, no me quedaba otro remedio que sacarme las castañas del fuego yo mismo.

Me habían dicho que en la tasca encontraría a alguien que me diría el paradero de Garrus, otro clon de Goku Ozaru que estaba elaborando un informe de Saren.
Aparte, allí también estaba el tipo al que la ciber pilingui del espacio jefa me había dicho que “convenciera de que la dejara en paz”.

Así que no lo pensé más, y puse rumbo a los Distritos, zona en la que se encontraba la tasca. Y de camino lo más divertido posible, ascensores eternos.


Vale, me construiré mi propio módulo lunar, con casinos, y furcias

Lo primero que vi al llegar a la tasca es que no era el típico bareto cutre como esperaba, sino que tenía aspecto de lupanar del futuro.

Después de ver cómo me ignoraban tanto los camareros como las bailarinas, fui a hablar con las personas que tenía que buscar.

Primero hablé con el que tenía que partir las piernas, pero resulta que era un viejo General borracho y bastante penoso. Como fui compasivo, simplemente le convencí de que dejara el alcohol, y parece ser que me hizo caso. John Shepard rehabilitador de Alcóholicos Anónimos ya!


Harkin, que no Jarken

Después me tenía que enterar de dónde estaba Garrus, cosa que me dijo Harkin fácilmente. Se encontraba en el centro médico, pero aún tenía que hacer un par de cosas antes de ir ahí.

Como por ejemplo, volver al ciber burdel del espacio, a ver si me recompensaban ya. Informo de que he cumplido mi parte del trato y me sueltan esto:

¿Te ofrezco un regalo de palabras? Y qué va a ser lo siguiente, ¿una poesía? Y lo peor es que aún queda una sorpresilla. Otra parte de la recompensa es…

Una baratija que tiene por ahí, que le sobra y que no sabe para qué sirve. La ciber pilingui del espacio jefa encontrándole usos a cosas que no sabe para qué las tiene desde 2183.

La di las gracias más por compromiso que por otra cosa, y yo creo que se dio cuenta. No había que tener muchas luces para ver lo que estaba pensando: métete tu poema y tu baratija por donde te quepan maja. Así que parece que se apiadó de mí y me dijo que cerrara los ojos.


Hasta las pelis de Localia enseñan más que esto

Y después de mi decepcionante softp0rn, a la estación médica que me dirijo, además ya que estoy a ver si puedo aprovechar para hacerme pruebas de ETS galácticas, que después de montármelo con Pitufina de mayor, a saber qué me ha pegado.

Pero cuál fue mi sorpresa al entrar tan tranquilo a la sala y ver que unos matones de Saren estaban a punto de liquidar a la doctora de guardia.


Mato enemigos apuntando con el dedo y gritando BAM. Chuck Norris certified

La salvo con ayuda de Garrus, que casualmente se encontraba detrás de una caja en la misma sala. Influencias de Metal Gear Solid, me imagino. La doctora me cuenta que Puño, el dueño del burdel espacial, tiene que saldar algunas cuentas, y que un asesino andaba detrás de una chica que tenía información privilegiada.

Convezco a Garrus de que se una a mi equipo y vamos para allá. Aunque antes vamos a pasar por la comisaría para reclutar a otro miembro.

Pero por el camino veo los letreros luminosos que indican el Flux, el nuevo local de moda de la ciudad, creo que es tiempo de darlo todo en la pista de baile.

Por el camino una periodista china me convence para que la pase información que vaya encontrando, y firmo mi primer autógrafo a un fan, aunque no me daba muy buena espina.


Shepard no bailes tanto que bajas el framerate

Y después de bailar como un loco en mi mente, y no mover un músculo en la realidad, voy a la parte de arriba del bar, a las tragaperras. Aunque se juega a algo más parecido al Blackjack que otra cosa.

Mientras ojeo las máquinas para ver si hay alguna caliente, me encuentro con una que ha sido hackeada para desviar el dinero jugado. Decido investigar de dónde viene la señal, porque soy un hombre legal, y quiero pillar al ladrón. Bueno, eso y el botín.

La señal me lleva por toda la ciudad otra vez hasta llegar a donde empecé mis aventuras en la Ciudadela, ahora cerca del banco.

Llego a la fuente de la señal y resulta ser una armario empotrado cibertrónico que amenaza con autodestruirse si me muevo.

Pero como me la trae al pairo, simplemente la hackeo yo mismo, con un método en plan Simon bastante fácil, y me quedo con todo el dinero robado. Mola.


Máquina 0 – Shepard 1

Después de este spin-off monetario, volvemos a la historia normal. Vamos camino de la comisaría para reclutar a Wrex, por recomendación de Garrus.

Llegamos allí y parece que tiene un par de problemitas con los guardias. Pero con mi don de gentes elimino todas las discusiones y le convezco para que se una a mi, ya que compartimos objetivo: matar a Puño, el dueño del burdel espacial.


Cualquien parecido con la alineación del primer Diario de Combate es casualidad

Así que vamos para la tasca-que-en-realidad-es-un-burdel-espacial, donde se ve que Puño ya nos esperaba, a juzgar por la cantidad de matones que hay. Elimino a todos de un plumazo hasta que llego a la sala con el susodicho.

Elimino sus torres de vigilancia y el muy nenaza sucumbe ante mi poder y se rinde. Le saco la información que quería y Wrex le pega un tiro. Está mal matar a prisioneros indefensos Wrex.

Nos ha dicho que en unos minutos el asesino/matón de Saren va a acabar con la quariana de la que me había hablado la doctora. No hay tiempo que perder, tengo poco más de tres minutos para llegar.

Atravieso el burdel espacial a toda leche sin pararme con ningún enemigo. Llego y aun me quedaban un par de minutos, pero bueno.

Me cargo al asesino y sus cómplices y salvo a la “chica”.Como eso es peligroso, me la llevo a mi embajada para que le cuente todo a mis superiores.

Nos enseña unas grabaciones que delataría a Saren, y le relacionarían con los geth en el ataque a Eden Prime.

Vuelvo a quedar con mi embajador y mi capitán en el Consejo, pero me doy unos minutos para descansar antes de ir.


Esa cosa con máscara es la “chica” que salvamos

Esto ya será en el próximo capítulo. Sigan las locas aventuras de su héroe espacial favorito cada pocos días aquí, en El Blog de Topofarmer

Mass Effect: Diario de Combate (I)
Mass Effect: Diario de Combate (II)
Mass Effect: Diario de Combate (III)

Comparte esta entrada:
  1. Viernes, 22 de enero de 2010 a las 13:05 | #1

    mass effect es buenísimo, me encanta! la temática, los gráficos,…el inconveniente que hay muchas partes donde te puedes encallar pero ¿que sería un juego si no te encallaras?

Comentarios cerrados.