Mayo de 2010 fue un mes muy bueno si hablamos de lanzamientos de jueguitos. Con una semana de diferencia salieron a la venta Alan Wake, Shrek Forever After y Red Dead Redemption, y el tute que me pegué esos días fue curioso. Y es normal, porque son fácilmente dos de mis juegos favoritos de Xbox 360. Red Dead Redemption, en concreto, me tuvo horas y horas deambulando, capturando caballos y explorando México para buscar cosas escondidas por el campo. Es de mis juegos favoritos.

Ahora, ocho años más tarde, sale a la venta Red Dead Redemption 2 y, por raro que parezca, no podría darme más igual. Sé que el juego se va a llevar notazas (la mezcla entre la calidad de Rockstar y la “invitación” a los medios para que le pongan buena nota es siempre efectiva), que tendrá mil cosas por hacer y que será muy buen juego, pero nada, no hay manera. Sigo igual de hypeado: nada.

Estos días me he visto los tráilers de gameplay que han ido lanzando, para intentar ver por qué me pasa esto, y creo que voy sacando alguna conclusión.

La primera, y la misma que me pasa con muchos otros juegos enormes, es precisamente eso, que es enorme. Me da una pereza que ni os imagináis. Saber que tengo por delante un mundo enorme al que voy a tener que dedicar un tiempo que ni tengo me quita bastante las ganas de sumergirme. Y me pasa igual con juegos de otras compañías: mundo abierto es la pereza hecha videojuego, y es la tónica estos días, así que voy fino. Siempre que no se llame World of Warcraft, claro. Ahí puedo estar cien horas matando jabalises y me lo paso como un enano. No hay ningún juego de palabras aquí.

Abrir el mapa y ver cuatrocientos mil puntos esperando a hacer la misión de turno, recoger el objeto o realizar una actividad me abruma. Y me abruma porque no sé ni por dónde empezar y no sé dónde podría jugar sólo un ratillo y pasarlo bien sin tener que dedicar media vida.

Otra de las razones, por estúpida que parezca, es que hay mucha hierba y verde. Sé que suena como una gilipollez, pero la parte que más me gustó del primer Red Dead Redemption fue la de México y en mi cabeza era un erial con poquitas plantas y poblados con casitas de piedra. Y cada imagen que veo de esta secuela precuela es de ciudades más adelantadas, montañas, bosques y demás.

Y luego están los tráilers, claro. Me pasó igual con GTA V, y es que parece que Rockstar no sabe (o no quiere saber) hacer buenos vídeos para presentar sus juegos. No hay cosa que me aburra más que un tráiler de Rockstar, porque intercalan escenas de “gameplay” (entrecomillado, sí) para que veamos las muchísimas posibilidades que hay, y eso me echa para atrás.

Desde luego los escándalos y el cómo se está gestionando el juego no ayudan, pero tampoco son algo que me haya quitado las ganas. Pero el que sean unos hijos de puta esclavistas no ayuda, claro.

Entiendo que estas quejas pueden sonar un poco tontas y que la mayoría estará en el otro bando, el de los hypeados a muerte que están contando. En otras ocasiones diría que “ya lo jugaré”, pero me conozco y sé que si no tengo ganas ahora con el hype de lanzamiento, menos voy a tener en un año. Igual cuando salga en Switch.

Que es el juego más grande del año no lo duda nadie, pero ahí estoy yo, pensando en si comprar Dark Souls Remastered, TWEWY o si ninguno, porque total, no los voy a jugar. A ver si sale el parche 8.1 de WoW y ya me pongo con algo.

Categorías: Artículos

6 comentarios

nmlss · 22/10/2018 a las 12:52

Pregúntale a los de Rockstar (o quien sea) si nos manda el juego, que lo analizo yo. Como “Max Payne” 3 ( ͡° ͜ʖ ͡°)

    Topofarmer · 22/10/2018 a las 13:07

    Precisamente desde que analizaste Max Payne la cosa se ha enfriado xddddd

Eneko · 22/10/2018 a las 12:56

Igual es porque no jugué al primero pero no me llama nada de nada…
Y me dicen además que son 60 horas para pasarmelo y me da una pereza de mucho cuidado…

    Topofarmer · 22/10/2018 a las 13:07

    Eso es. Ese mismo comentario de “60 horas” me he hecho no comprarlo xD

umbium · 23/10/2018 a las 21:54

Creo que el aspecto del tiempo es lo más importante. Da pereza.

Jaime · 24/10/2018 a las 3:35

Pues yo no he jugado al primero, le tengo ganas (pero no tiempo). El segundo no me llama la atención nadita de nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *