Leyenda negra: Sonic.exe


Jueves, 9 de agosto de 2012

Hoy volvemos con una Leyenda negra más, otra vez de Sonic. Bajo el título Sonic.exe, tras el salto tenéis un texto mucho más largo de lo habitual, pero os aseguro que merece la pena. Una historia de terror y cosas imposibles a partir de este erizo tan famoso.

Soy un fan total de Sonic, como mucha más gente, me gustan los juegos nuevos y no me importa jugar los clásicos. No me importa haber jugado juegos con bugs o hackeados, pero no creo que tengas muchas ganas ya, después de lo que me ha pasado…

Empezó una tarde de verano, yo estaba jugando a Sonic Unleashed (me gustaba cómo explorabas las ciudades en él) hasta que me di cuenta de que el cartero había llegado y había dejado algo en mi buzón como siempre. Pausé el juego y fui a ver qué era… Lo único que había en el buzón era una caja de CD y una nota.

Miré primero la nota y me di cuenta de que era de mi amigo Kyle (llamémoslo así), de quien no tenía noticias desde hace dos semanas. Sabía que era él porque reconocía su letra, aunque era bastante rara. Parecía mal escrita y rápido, por lo que era difícil de leer, como si Kyle lo pasara mal mientras lo hacía y se quisiera dar prisa.

Esto es lo que escribió:

“Tom,

No puedo más, me tengo que deshacer de esto como sea antes de que sea demasiado tarde y esperaba que tu pudieras hacerlo por mi. Yo no puedo, él estás tras de mí, y si no destruyes este CD, vendrá a por ti también, es demasiado rápido para mi.

Por favor Tom, destruye disco maldito antes de que venga a por ti también, ya es demasiado tarde para mi.

Destruye el disco y lo destruirás a él también, pero hazlo rápido o te cogerá. No lo juegues, es lo que él quiere, sólo rómpelo.

Por favor…

Kyle”

Desde luego eso ha sido raro. Aunque Kyle ES mi mejor amigo y no lo he visto en dos semanas, no hice lo que me pidió. No creía que un simple juego le hiciera algo malo. Después de todo es sólo un juego, ¿no? Pero qué equivocado estaba…

De cualquier modo, miré al disco y vi que parecía no ser más que un simple CD-R con “SONIC.EXE” escrito en él, pero no con la letra de Kyle, lo que significaba que lo habría conseguido en alguna tienda de segunda mano o eBay. Cuando vi “SONIC” me emocioné bastante y lo quise jugar, por algo soy un fan.

Me fui a la habitación, encendí el ordenador, metí el CD e instalé el juego. Cuando apareció la pantalla de título vi que era el primer Sonic, así que genial, porque me encantan los clásicos. Lo primero que noté que estaba fuera de lugar fue al pulsar Start, cuando por una fracción de segundo vi la pequeña imagen convertirse en algo muy diferente, algo horrible, antes de pasar a negro.

Recuerdo qué salió en la imagen antes de cortarse: el cielo se ennegreció, las letras del título se oxidaron y estropearon, el “Sega 1991″ cambió a “Sega 666″ y el agua se hizo roja, como sangre. Pero lo más impactante en ese medio segundo fue lo que pasó con Sonic: sus ojos se hicieron negros con dos puntos rojos mirándome A MÍ y su sonrisa se hizo más ancha, hasta el borde de la cara.

Fue algo que me descolocó bastante, pero pensé que simplemente sería un error y me olvidé. Después se quedó la pantalla en negro durante unos 10 segundos o así. Entonces otra cosa rara pasó. Apareció el menú de elegir partida guardada de Sonic 3, así que pensé “¿Qué cojones? Si estamos en el primer Sonic.” De cualquier modo, me di cuenta de otra cosa, el fondo era el oscuro cielo nublado de Bad Stardust Speedway, de Sonic CD y sólo había tres partidas guardadas. La música era la acojonante Caverns of Winter de Earthbound, solo que más larga y parecía que estuviera al revés. La imagen que se veía en el slot de guardado era una imagen del nivel en rojo.

Pero lo que más me extrañó fue que al elegir personaje sólo estaban Tails, Knuckles y, para mi sorpresa, ¡el Dr. Robotnik! Ahora ya estaba seguro de que había algo raro. Quiero decir, ¿cómo vas a jugar con Robotnik en un clásico de Sonic?

Ahí es cuando me di cuenta de que no era un juego con glitches, sino uno hackeado.

Sí, realmente parecía hackeado, y era bastante terrorífico, pero como un jugador inteligente, no me asusté (o al menos lo intenté) y me dije a mí mismo que era simplemente un juego modificado, y que no había nada malo en ello. Dejando atrás el miedo elegí el Archivo 1 y elegí a Tails y empecé a jugar. El juego se congeló a los cinco segundos y oí una terrorífica risa saliendo del juego, que sonaba como Kefka de Final Fantasy antes de pasar a negro de nuevo.

La pantalla siguió así otros diez segundos y luego mostró el típico título de cada nivel, con las simples formas con diferentes tonalidades de rojo, y mostrando sólo “HILL, ACT 1″. La pantalla apareció de nuevo con Tails en Green Hill Zone, de Sonic 1. La música era diferente, sonaba como una canción tranquila al revés. Empecé a jugar y a correr con Tails como harías en los juegos antiguos. Lo raro es que aunque iba avanzando, no había nada más que un suelo plano y un par de árboles durante cinco minutos, y fue cuando la tranquila música empezó a ir más lenta y a bajar de tono.

De repente vi algo y me paré a ver qué era. Era uno de esos pequeños animales, yaciendo muerto en el suelo sangrando (ahí fue cuando la música empezó a ralentizarse). Tails estaba en shock y su cara se tornó triste como nunca había visto antes, así que me largué, aunque él seguía con la misma cara. Según avanzaba vi más animales muertos a los que Tails miraba rápidamente, cada vez más preocupado, mientras la música seguía bajando el ritmo.

Estaba impresionado de cómo todos habían muerto, parecía que alguien los había mutilado de las peores maneras: una ardilla estaba colgada de un árbol con lo que parecían sus entrañas fuera, un conejo tenía las cuatro patas arrancadas y un pato tenía los ojos fuera de sus cuencas y la garganta rajada. Se me empezaron a revolver las tripas cuando vi esa masacre y parece que a Tails le pasó lo mismo. Después de unos segundos no había más animales y la música parecía haber parado, pero yo seguía avanzando.

Un minuto después de que la música parara, Tails estaba subiendo una colina cuando paró. De repente lo vi: Sonic estaba en el otro lado de la pantalla dando la espalda a Tails con los ojos cerrados. Tails parecía contento de ver al erizo, pero su sonrisa cambió inmediatamente, obviamente dándose cuenta de que Sonic no le respondía, como si se olvidara de la presencia del zorro. Tails anduvo lentamente hacia Sonic y me fijé en que ni siquiera estaba tocando mi teclado, parecía una escena del juego.

De repente me empecé a sentir incómodo, según Tails se iba acercando a Sonic para llamar su atención. Sentía que Tails estaba en peligro y algo malo estaba a punto de pasar. Oí un gruñido bastante alto cuando estaban a unos centímetros del otro, cuando Tails paró y levantó la mano para tocar a Sonic. El nudo en mi garganta se hizo más fuerte y sentía la necesidad de decir a Tails que se fuera, según aumentaba el ruido.

En una momento vi los ojos de Sonis abiertos y eran esos negros con pupilas rojas que había visto antes, pero sin sonrisa. Cuando esto ocurrió la imagen pasó a negro y el sonido acabó. Se quedó así unos siete segundos, hasta que aparecieron unas letras blancas diciendo “Hola. ¿Quieres jugar conmigo?”.

En este momento estaba aterrorizado y no quería seguir con el juego, pero mi curiosidad sacó lo mejor de mí, así que llegué a un nivel diferente con el título “EL ESCONDITE”. Ahora estaba en Angel Island de Sonic 3, y parecía que todo estaba en llamas.

Tails parecía asustadísimo ahora. De hecho, me miraba y me hacía gestos, como si quisiera irse de ahí lo más rápido posible. Me estaba empezando a asustar demasiado… Quiero decir, Tails estaba rompiendo la cuarta pared, tratando de decirme que me fuera lo más rápido posible.

Así que presioné la flecha de abajo todo lo fuerte que pude y le hice correr lo más rápido posible. Una versión 8 bits de esa canción terrorífica de cuando aparece Shadow en el Arca como Robotnik en Sonic Adventures 2 estaba sonando mientras cruzaba un desolado bosque, tratando de ayudar al zorro a escapar de lo que fuera que le perseguía.

De repente oí esa terrorífica risa, esa horrible risa de Kefka… Apenas diez segundos después de haber cruzado el bosque empecé a ver flashes con Sonic apareciendo en cualquier lugar de la pantalla, con esos ojos negros y rojos.

La música cambió a esa melodía cuando estás a punto de ahogarte cuando vi a Sonic detrás de Tails, a punto de alcanzarle volando. Sonic no corría, ¡VOLABA! La pose de volar de su sprite era similar a Metal Sonic de Sonic CD, solo que ahora era sólo Sonic y, de nuevo, sus ojos rojos y negros.

Ahora tenía la cara más desquiciada que había visto, parecía que disfrutara del tormento que estaba dando al pobre zorro, a medida que se acercaba.

De repente cuando Tails paró (otra escena), la música también lo hizo y Sonic desapareció. Tails cayó al suelo y se puso a llorar quince segundos. La escena era bastante desoladora y casi me pongo a llorar yo también. Hasta que Sonic apareció por la derecha y Tails le miró horrorizado.

La sangre empezó a brotar de los ojos de Sonic mientras una mueca empezó a aparecer en su cara al mirar al asustado zorro. No podía hacer nada más que mirar. Sonic se lanzó hacia Tails y la pantalla otra vez negra, ahora con un chirrido altísimo durante cinco segundos. Las letras volvieron a la pantalla. Esta vez ponía: “Eres demasiado lento, ¿quieres probar de nuevo?”, acompañadas de esa risa.

Estaba paralizado por lo que había pasado. ¿Había asesinado Sonic a Tails? No, no podía haberlo hecho. Se supone que son los mejores amigos, ¿no? ¿Por qué Sonic querría hacerle eso?

La pantalla de selección de personajes se mostró de nuevo y la partida que tenía a Tails ahora era diferente. Tails ya no estaba en la caja, sino en la propia pantalla, la cual parpadeaba en rojo. La expresión de Tails me aterrorizó, sus ojos, ahora negros, estaban sangrando y su pelo naranja ahora era negro, con una expresión de agonía en la cara. Intentando ignorarlo, elegí a Knuckles.

La risa sonó de nuevo y la pantalla permaneció en negro durante otros diez segundos. Ahora ponía “NO PUEDES CORRER”.

Ahora sí que estaba emparanoiado, no podía saber si era un error, un hack o algún tipo de broma macabra… Pero a pesar de mi miedo a lo que pudiera pasar, seguía jugando.

El siguiente nivel parecía muy diferente. El suelo parecía el de Scrap Brain Zone, pero el cielo parecía el del menú principal, con esas nubes oscuras y rojizas. Pero era la música lo que más me atormentaba. Sonaba como el tema de Giygas justo después de derrotar a Pokey en Earthbound.

También me di cuenta de que Knuckles parecía asustado al igual que Tails, aunque no tanto. Era más bien nerviosismo. Rompió también la cuarta pared, como si no estuviera seguro de querer avanzar, pero lo moví de todos modos.

Corrió el largo camino de este oscuro nivel mientras saltaron un par de flashes en rojo y la malévola risa volvió de nuevo.

Después de unos segundos corriendo noté hilos de sangre en el suelo metálico, mientras sentía un sentimiento de pánico de nuevo, pensando en que algo horrible le iba a pasar a Knuckles. Parecía mareado de correr por ese camino ensangrentado, pero aun así seguí.

De repente, mientras corría, Sonic apareció enfrente suyo con los mismos ojos de siempre y la pantalla se cubrió de rojo. Cuando desapareció no había más que una pantalla en negro con el texto “¡Te ENcONTrÉ!”. Estaba asustado, ¿Sonic había encontrado a Knuckles? ¿Qué estaba pasando?

El rojo volvió de nuevo y entonces volvía estar en el nivel, pero Knuckles parecía en estado de pánico y no se veía a Sonic. Ahora ese pitido del jefe final de Silent Hill sonaba por los altavoces. ¿Era algún tipo de batalla contra Sonic? Recé porque no fuera así, la verdad.

De repente Sonic apareció detrás de Knuckles en lo que parecía humo pixelado. Hice que Knuckles se girara y golpeara a Sonis, pero éste desapareció en el humo antes de que pudiera darle, con la terrible risa de nuevo. De nuevo volvió a aparecer y lo volví a intentar, con el mismo resultado. Knuckles cada vez tenía más miedo e incluso yo sentía que me estaba volviendo loco. Sonic estaba jugando con nosotros a un retorcido juego mental…

De nuevo una escena, con Knuckles de rodillas con la cabeza dando tumbos. Sentía su agonía, Sonic nos estaba volviendo a AMBOS locos. Un segundo más tarde, Sonic se abalanzó también sobre Knuckles y volvió la pantalla negra con el chirrido durante tres segundos.

Un mensaje apareció: “Tantas almas con las que jugar y tan poco tiempo, ¿no crees?”.

¿Qué coño? ¿Qué estaba pasando? Empecé a pensar que Sonic intentaba hablarme a través del juego, pero estaba demasiado asustado para pensar eso.

Volví al menú principal y ahora la segunda partida tenía a Knuckles en la pantalla de la TV, con su roja piel ahora gris, sus rastas chorreando sangre, al igual que sus negros ojos, con una gesto de tristeza en la cara. Empecé a pensar que esos eran los personajes con los que había jugado, ahora atrapados en esas pantallas, pero no lo podía creer… No lo quería creer.

Cerré el juego y me di un respiro. Me eché una siesta, bueno, mejor dicho deseé echarla, porque no pude, ya que empecé a tener la pesadilla más horrible que haya tenido nunca. Estaba sumido en la oscuridad profunda, aunque me encontraba debajo de la luz que daba una lámpara que colgaba encima de mi cabeza. Podía oír los llantos de Knuckles y Tails cerca. Todo lo que decían era “Ayúdanos…”, “¿Por qué nos has entregado a él?” y “Huye antes de que te coja a ti también”.

Sus gritos se ahogaron al volver a escuchar la risa de Sonic, su risa… Sonaba mucho como la risa distorsionada de Kefka.

“Es muy divertido jugar con un niño, como tu amigo Kyle, aunque él no duró mucho”.

Estaba asustado y mirando alrededor, para intentar encontrar el foco de esa voz, esa terrible voz.

“No pasará mucho hasta que te unas a él y a todos mis otros amigos”.

Le vi andar hacia mí, transportándose en muchas direcciones.

“No puedes correr, niño. Estás en mi mundo ahora. Como todos los demás”.

Cuando me agarró y le vi los ojos, esos ojos negros llorando sangre, de pronto me desperté de un sobresalto.

Después de un par de horas decidí continuar jugando. No sabía por qué, pero tenía que saberlo, tenía que averiguar qué estaba pasando… Así que encendí el ordenador, el juego y elegí ahora a Robotnik.

Todavía seguía pensando que era raro y un sinsentido el jugar con Robotnik, de cualquier modo lo hice. El título del nivel ahora era “…”, lo cual encontré muy extraño.

Esta vez estaba en una especie de pasillo, no parecía de ningún juego clásico, aunque era también pixelado. El suelo era brillante y a cuadros, las paredes era de un tono morado grisáceo oscuro con velas colgadas y unos rastros de sangre por aquí y por allá, y había una cortina de color rojo oscuro colgando de la parte superior de la pantalla.

Cada doce segundos o así, la cortina se balanceaba muy lentamente, pero cuando jugabas apenas se notaba. La música era muy estridente y extraña, sonaba como una versión 8 bits de la melodía de la Batalla contra la Reina Roja, de American McGee’s Alice, con la diferencia de que sonaba un poco peor, como si se tocara más lenta, aunque apenas era perceptible.

Robotnik no parecía tan nervioso como Tails y Knuckles, pero tenía una mirada de sospecha en la cara, como si fuese un poco paranoico. Hacía una pequeña animación cuando no lo movía, giraba la cabeza de izquierda a derecha al menos dos veces y luego encogía los hombros hacia mí, como si no tuviera ni idea de qué estaba pasando.

Aunque por dentro estaba asustado por lo que iba a pasar, continué con Robotnik hacia delante. Hizo su animación de correr habitual (ya sabéis, cuando le derrotas al final del primer Sonic y lo persigues) y siguió avanzando por el pasillo.

Entonces paré ante una larga fila de escaleras hacia debajo. Ahora estaba nervioso, incluso el villano parecía inseguro de sí mismo, aunque le presioné para que siguiera.

Según guié a Robotnik escaleras abajo, noté que las paredes se hacían más y más oscuras y rojizas, y las lámparas rojas desprendían ahora un halo azul. Entonces llegamos a otro pasillo, esta vez más largo que el anterior (o eso me parecía) y después a otro montón de escaleras hacia abajo, mucho más largas. Tardé al menos un minuto en bajarlas.

Y entonces oí esa horrible risa otra vez y la música fue desapareciendo poco a poco hasta que se silenció por completo, así como las paredes se hicieron más oscuras y las luces con llamas negras.

Cuando Robotnik llegó al tercer pasillo me di cuenta de que ahora parecía atemorizado, aunque él trataba de esconderlo. No lo puedo culpar, yo estaba igual.

De repente Sonic apareció a la derecha de la pantalla, al igual que hizo con Knuckles y después la pantalla en rojo. Duró ahora quince segundos y después mostró la imagen más desagradable hasta el momento…

Mostraba un Sonic hiper-realista de pie en la oscuridad, donde sólo se podía ver su cara, mientras que la cabeza y tronco se camuflaban en la oscuridad. Y cuando digo hiper-realista, me refiero a que era tan real que hasta se podían distinguir los pelos de su piel y podías llegar a sentir el pelaje si tocabas la pantalla.

Su cara… dios mío, tenía la sonrisa más terrorífica que había visto nunca. Y teniendo en cuenta la imagen que vi al principio del juego, no es hablar por hablar.

Sus ojos eran anchos y una vez más lloraban sangre (la cual era también hiper-realista) y había dos pequeñas pupilas rojas resplandecientes, apuntando directamente HACIA MÍ, como si mirara directamente a mi mente. Su sonrisa era ancha y demoniaca, literalmente cruzaba la cara de lado a lado, como el Gato de Cheshire pero con unos colmillos MUY AFILADOS, como los del erizo-lobo pero con un toque más siniestro, algo amarillentos y con unas manchas de sangre y ligeros trozos de carne en sus labios y dientes, como si hubiera comido algún animal.

Miré aquella espantosa imagen unos treinta segundos, sin quitar la vista de encima. Sentía como me miraba él también, sonriéndome… Esa cara, sólo tardo diez segundos en abrirse paso hasta mi cerebro.

Entonces la pantalla parpadeó, roja, de nuevo tres veces, y a la tercera oí esa risa maléfica de nuevo, ahora más distorsionada, más demoniaca…

Volvió la imagen al juego con un nuevo texto, mucho más sucio y lioso que de normal. Era una de las cosas más horribles que había visto desde que tenía el juego:

“SOY DIOS”.

Cuando leí ese mensaje mientras miraba a Sonic de pronto me golpeó, lo sentí tanto dentro como fuera del juego.

Ese Sonic era un monstruo, un puro demonio, sádico, todopoderoso, espeluznante, demente… y todas sus víctimas, incluidas Tails, Knuckles, Robotnik y seguramente Kyle, eran sus pequeños juguetes, siendo el juego un mero portal entre su caótico y terrorífico mundo y el infierno en el que las víctimas se encontraban presas.

De repente en una fracción de segundo grité cuando Sonic se lanzó hacia la pantalla gritando como loco, con su boca tan ancha que no era natura, desvelando una espiral al abismo de pura oscuridad antes de que volviera el rojo eterno, esta vez mucho más alto y distorsionado, con un sonido tan alto que me hacía daño en los oídos. Grité y me tapé las orejas durante unos largos siete segundos.

Entonces paró y no se vio nada más que una pantalla en negro. Ahí estaba yo, mirando una pantalla vacía, cuando una última frase apareció:

“¿Preparado para una segunda ronda, Tom?

La risa de Kefka, ahora mucho más clara como si Sonic estuviera detrás mío. Tres veces lo oí mientras miraba ese texto entre el shock y la confusión.

Entonces volví al menú principal y vi cómo el tercer slot de guardado tenía una TV con Robotnik dentro, con el mismo estado atormentado que Tails y Knuckles. La piel de Robotnik se había tornado gris, se había caído su bigote y sus gafas, ahora ennegrecidas, se habían roto y manaba sangre de ellas, con nada más que una expresión muerta en su rostro.

Miré a los tres y lloré un poco, apenados por la agonía que estaban pasando, atrapados sin fin en ese juego, atormentados para siempre a merced de ese horrible erizo.

Entonces el ordenador se apagó él solo, sin poder hacer yo nada por volverlo a encender. Me quedé sentado unos veinticinco segundos, horrorizado por lo que acababa de pasar.

Sonic era la encarnación del diablo, torturaba a la gente que jugaba su juego de muchas maneras y cuando se aburría de ellos, los arrastraba al juego, arrastrándolos literalmente al infierno, donde podría hacer de ti su juguete para siempre…

No podía sacar el juego de mi ordenador. Pensaba que se había atascado ahí dentro, pero al menos me las arreglé para encender el ordenador de nuevo.

Unos veinte segundos más tarde oí una voz detrás de mí, como un susurro…

“Intenta que esto siga interesante, hazlo por mí, Tom”.

Me giré para ver de dónde venía la voz, y lo que vi me hizo gritar de terror.

Sentado en mi cama… mirándome directamente a los ojos…

Era un peluche de Sonic, sonriendo con gotas de sangre bajo los ojos.

Comparte esta entrada:
Categories: Artículos Tags: ,
  1. Amadalys
    Viernes, 20 de diciembre de 2013 a las 22:37 | #1

    ¿¿WHAAAAAAAAAAT O_Ó?? q pregunta…de verdad no sé,pero…q raro,verdad?

  2. Domingo, 22 de diciembre de 2013 a las 18:05 | #2

    Me lo mandas para jugar y tener pesadillas

  3. Amadalys
    Viernes, 27 de diciembre de 2013 a las 15:05 | #3

    oye,raro es eso,verdad?…bien weird 0_o

  4. Agus
    Martes, 7 de enero de 2014 a las 02:38 | #4

    wow, me sorprendi ,habia escuchado del Sonic.exe pero nunca me habia animado a leerlo, y ahora que lo leo quede o_o es como cuando lei lo de Tails Doll akjaafksf

  5. Sábado, 18 de enero de 2014 a las 19:52 | #5

    flipante,me he asustado pero la version k tengo yo es superterrorifica si quieres verla por mi perfecto aunque os advierto “es un terror infinito” y a mi me ha pasado ver a sonic alado mia y pasar mal un rato hasta k no me deshize de ese muneco no pude hacer nada,y a veces oigo en mis suenos “me las pagaras martinez,algun dia”

  6. Terry Atem
    Domingo, 26 de enero de 2014 a las 23:43 | #6

    Neee… Creo que me asuste mas cuando leí por primera vez la leyenda de Tails Doll. Y que bueno que no pusieron tan satánicas las imágenes

  7. Domingo, 2 de febrero de 2014 a las 13:11 | #7

    Mis felicitaciones grande articulo. Adios.
    En el blog de Web … Web

  8. xd
    Lunes, 24 de febrero de 2014 a las 23:05 | #8

    qe gay el que jugo esto debio tener 10 años
    solo era un juego creppy editado por algun resentido social xD

  9. Domingo, 6 de abril de 2014 a las 02:56 | #9

    lol viejo pero te falto mas lo voy a compartir cuando te envia el mensaje el sonic y sale sonic en el final del juego tenias que esperar mas

  10. Es imposible
    Sábado, 12 de abril de 2014 a las 17:51 | #10

    Es imposible que eso te allá pasado pero me mandas el juego para ver si yo muero

Comment pages
1 2 3 33721
Comentarios cerrados.