Monster Hunter Generations Ultimate es el juego con mayor contenido de toda la saga en occidente, la cual vuelve a tener una nueva entrega en consola portátil después de la salida de Monster Hunter World, del que ya os hablé en febrero.

El juego nos permite portar nuestra partida guardada desde Monster Hunter Generations de 3DS, algo que se agradece mucho y que desde mi punto de vista es imprescindible después de haber jugado casi 500 horas. Por este motivo pude empezar Generations Ultimate con todo el contenido de Generations completo, con un buen equipo y lanzándome directamente a hacer las misiones nuevas y el rango G.

Volveremos a encontrarnos con un mapa dividido en zonas con pantallas de carga cada vez que cambiemos entre una y otra, una limitación que hasta World se mantuvo en todas las entregas de la saga.

El sistema híbrido sobremesa-portátil de Nintendo Switch es perfecto para Monster Hunter, nos permite jugar fuera de casa,  hacer quedadas con amigos para cazar, así como también disfrutar de la comodidad de jugar en una televisión. El modo portátil tiene una resolución de 720p, mientras que en el dock es de 1080p.

Los puntos fuertes de esta entrega son la gran cantidad de contenido (93 monstruos, gran variedad de mapas, rango G) y el sistema de los estilos de caza que añade dos nuevas clases valor y alquima, junto con una nueva técnica de caza por cada tipo de arma.

El rango G es el modo difícil o ultra difícil del Monster Hunter, los monstruos en este modo son mucho más fuertes, tienen más vida y cuentan con nuevos ataques. Además en Generations Ultimate encontraremos a los Variants,  evoluciones de antiguos monstruos ahora adaptados para ser una máquina de matar, como el Bloodbath Diablos.

Los estilos de caza son roles de nuestro personaje que adaptarán los ataques disponibles con el arma que utilicemos y que nos permitirán equipar técnicas de caza que son ataques especiales estilo RTS con cooldown y que debemos de regenerar a base de golpes.

Aquí podéis ver el potencial de la Great Sword y sus técnicas de caza, esta gente se las apaña para matar a uno de los Monstruos emblema de Generations Ultimate de un sólo golpe, aunque ello requiera mucha preparación y algo de suerte para que el golpe sea un crítico

Jugar con otra gente es casi esencial en esta entrega de la saga pues mantiene el sistema clásico de los Monster Hunter que divide el contenido del juego en dos partes, las aldeas (modo offline) y el gremio (modo online), siendo el gremio un lugar al que también podremos acceder solos sin ayuda, pero al contrario que en World, los monstruos tendrán la dificultad reajustada para un sólo jugador, por lo que tendremos que hacer un esfuerzo triple para lograr cazar a cada uno. Lo mejor es jugar con amigos tanto de forma local como online, debido a que el sistema de unión a las sesiones online y las misiones es rudimentario y no permite filtrar las misiones tan bien como lo hace World, ni tampoco nos dejará unirnos a las misiones en medio de una caza, por lo que nos vemos obligados a buscar o crear salas y esperar a que lleguen otros cazadores que compartan un objetivo común.

Realmente me extraña mucho que Generations Ultimate llegase después de World a occidente, al contrario que como ocurrió en Japón. Podría considerarse un buen movimiento, pues World atrajo a muchos nuevos usuarios a la saga, pero pienso que Generations Ultimate es un paso atrás porque no deja de ser un juego de 3DS que mantiene muchas de las mecánicas rudimentarias de los Monster Hunter antiguos, cosa que se había arreglado en Monster Hunter World y que ahora son puntos flojos que duelen mucho más que antes al haber jugado a una versión mucho más avanzada tanto en jugabilidad como en sistema online.

Monster Hunter Generations Ultimate es un juego por y para los amantes de la saga, tiene tanto contenido que es imposible aburrirse de él. Además de tener una gran cantidad de monstruos, los nuevos que introduce son una auténtica pasada. Los estilos de caza dan una versatilidad brutal y nos permite poder afrontar a cada monstruo con muchísimas estrategias sin necesidad de cambiar de arma. Tras el éxito de World yo creo que Generations Ultimate será el último Monster Hunter que adopte muchas de las fórmulas clásicas rudimentarias y desfasadas, dejando paso a la comodidad del nuevo sistema de mundo abierto y online más accesible.
Me parece imprescindible para amantes de Monster Hunter y recomendado para los nuevos jugadores que se quedasen con ganas de más con World, pero no para jugadores casuals,  la dificultad es elevada y el juego requiere de muchas horas para exprimir bien su sistema y contenido.


1 comentario

umbium · 06/10/2018 a las 2:00

Me inicié este año en PC con World en la saga, y meh, apenas 20 horas. Luego pillé este en Switch porque podría jugarlo en portátil a ver si así me enganchaba más. Y menos mal que le di la oportunidad.

Para mi gusto mucho mejor que world. Lo cual no signfica que crea que World es malo, solo que no me llena tanto. Los estilos de ambos juegos, aún siendo de la misma saga difieren bastante.

World se enfoca más en que te enfrentes a monstruos desde el minuto uno y que no te compliques en recolectar o mirar mucho las estadísticas de las armas. A lo cual si le añades que la simplificación del crafteo y la mayor agilidad de las animaciones, hacen que las batallas pierdan el ritmo tan estratégico y característico que tiene MHGU. Esto para mi despersonaliza mucho la experiencia.

En cambio MHGU es todo lo contrario. Te pide tu tiempo para que te familiarices con todo, para que vayas a recolectar y prepares bien tus utensilios de caza, que pienses bien y calcules cada pequeño detalle de tu equipo. Cada batalla es bastante diferente de la anterior y si te cansas de jugar como humano siempre puedes ser un gatete. El ritmo es más pausado, te requiere hacer más cosas aparte de enfrentarte a monstruos sobretodo las primeras horas. Las batallas son más pausadas y estrategicas. Desde mi punto te hace sentir más vinculado con la experiencia. Obviamente el contenido y la cantidad de cosas que hacer es un plus, y los gráficos un gran contra si no estás acostumbrado a gráficos reminiscentes de la era 128 bits.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *